Historia de la caricatura (III): la II República Española

Caricaturas, un recorrido visual a través de la historia de España

El periodo de la segunda república supone una etapa fundamental para el desarrollo de la prensa satírica. Además de los numerosos avances técnicos, la progresiva inserción de la fotografía condujo a que numerosas publicaciones como Blanco y negro o ABC adoptasen un modelo mucho más visual en su línea editorial.

La reapertura a la libertad de expresión conduce de nuevo a un periodo en el que la prensa cobra una influencia fundamental en la opinión pública y favorece de manera determinante la politización social.

En el contexto internacional, tras la I guerra mundial se toma consciencia del poder que suponen los medios de comunicación y de la forma de controlarlos en favor de unos intereses ideológicos concretos.

En el terreno de la sátira gráfica, observamos cómo la prensa de los partidos republicanos concedió más importancia al discurso escrito mientras que en las publicaciones con tendencias más extremas tanto de derechas como de izquierdas, sí que podemos observar un especial empleo de caricaturas y viñetas.

Al fin y al cabo, la imagen y la parodia eran el arma principal contra la república de los sectores más conservadores pues como es evidente, la comprensión de una viñeta es automática, no hace falta saber leer ni escribir.

En este sentido el pueblo era muy maleable, pues la chanza camuflaba una serie de cuestiones de una complejidad superior. En esto reside el poder de la imagen en su interferencia con la opinión pública y el carácter incendiario de la prensa que observamos reiteradamente en este periodo.

Por otro lado, cabe destacar el oficio de dibujante como algo no necesariamente ligado a la política. Muchos de los dibujantes dibujaban para periódicos de corrientes ideológicas totalmente opuestas, a diferencia de los periodistas en los que la redacción de sus artículos les identificaba irremediablemente con una tendencia u otra.

Las publicaciones más relevantes en este ámbito son El Siglo Futuro, El Debate y Gracia y Justicia; en el plano de la derecha. Mientras que el buque insignia de la sátira gráfica será La Traca, casi única en este género de esta ideología.

Tras la caída de la dictadura de Primo de Rivera, la monarquía había perdido toda su legitimación pública por lo que la abdicación de Alfonso XIII no tardó en suceder.

De esta manera se proclaman las cortes generales para el nacimiento de la II República. La república sería acogida con gran entusiasmo por la clase media, pero acabaría en desastre tras no poder asentarse de manera correcta debido a una evidente falta de tradición democrática.

Con la Constitución de 1931 las ideas de la república empiezan a tomar forma sobre todo en lo que concierne a la concesión de derechos y libertades progresistas como el divorcio, el sufragio femenino o la desvinculación de la iglesia con el estado.

En cuanto a la sucesión de gobiernos encontramos tres etapas principales: El bienio reformista, el bienio conservador y el gobierno del Frente Popular.

El bienio reformista como su propio nombre indica fue el que llevó a cabo un mayor número de reformas. El descontento de la burguesía, los empresarios y el sector eclesiástico provocaría una reagrupación de la derecha en torno al partido de la Ceda. Por otro lado, la CNT se quejaba de la lentitud de las reformas proclamando numerosas huelgas.

Esto provocaría catástrofes como la Sanjurjada o el desastre de Casas Viejas, que acabarían con la dimisión del presidente Azaña y la proclamación de nuevas elecciones. En estas elecciones ganarían los partidos de centro derecha, que llevarían a cabo una serie de contrarreformas. Paralelamente el fascismo europeo se estaba consolidado, provocando de manera indirecta una polarización ideológica dentro de España.

1939 supone un año determinante para la II república, con las revueltas en Cataluña y la revolución minera de Asturias sobre las que hubo grandes represalias por parte del ejército. Se proclaman nuevas elecciones en las que se ponen de manifiesto la polarización política, las elecciones las gana de manera muy ajustada el frente popular. Se suceden una serie de meses de caos y violencia generalizada por parte de los partidos de la derecha.

Una serie de militares africanistas, preparan una conspiración contra el gobierno que tras el asesinato del Teniente Castillo y de Calvo Sotelo se materializaría en un golpe de estado fallido que daría lugar a la Guerra Civil Española.

ay-1

Diferentes visiones del presidente Azaña (La Traca y Gracia Justicia)

En este primer conjunto de imágenes observamos dos representaciones distintas del presidente Azaña.

La imagen de la izquierda, publicada como portada de la revista Traca, representa al presidente como un héroe resolutivo que se ha encargado de hacer frente a las instituciones y clases sociales contrarias a la república. Observamos al presidente subido a una apisonadora de la que huyen unos personajes pertenecientes al cuerpo eclesiástico y un señor cargado de dinero como alegoría a la burguesía.

También aparece la figura de San Jurjo, principal motor de la Sanjurjada; el golpe de estado que intentó acabar con la república durante el bienio reformista. San Jurjo aparece aplastado por la apisonadora del presidente Azaña. Esta portada es de 1932, un par de meses antes de que el presidente se viese obligado a dimitir.

La imagen de la derecha, publicada por la revista Gracia y Justicia ofrece una imagen distinta del presidente. En esta viñeta además de al ya expresidente Azaña observamos a otros personajes del panorama político como a Prieto, Domingo y Companys. En este caso la revista trata de satirizar la imagen de estos políticos con una clara referencia al poema de Bécquer ‘’Volverán las oscuras golondrinas’’ haciendo referencia a que, a pesar de haber pasado a un segundo plano político, los personajes retratados se resisten a alejarse de la política. Estarían dispuestos a volver en cualquier momento a pesar de que su momento político ya hubiese caducado.

La llegada de Alejandro Lerroux al panorama político

ay-2

Esta imagen representa el segundo gobierno de la república, en el que la derecha llevó a cabo una serie de medidas para contrarrestar los avances del bienio reformista.

La revista Gracia y Justicia, retrata a Alejandro Lerroux, principal político de derechas como un torero triunfante que por fin salta al ruedo para devolver al país su gloria perdida tras los primeros años de la república.

Como ya hemos comentado los años del bienio conservador fueron determinantes para la república ya que lejos de permitir su asentamiento, desde el propio gobierno se pretendía.

Vuelta del Frente Popular

ay-3

Finalmente y en línea con la anterior imagen, observamos otra portada de la revista La Traca.

Esta vez España aparece representada como una locomotora, como la vuelta de la república al país. La revista no considera que el gobierno de la Ceda y de los partidos de derecha representasen los valores de la república, por lo tanto, la victoria del Frente Popular supone el regreso a España de la verdadera república; La república de izquierdas.

Este prejuicio sería uno de los grandes defectos que evitó el asentamiento correcto de esta forma de gobierno. Al igual que en la imagen anterior observamos a un Alejandro Lerroux glorioso y triunfante.

En esta caricatura, observamos una alegoría del fascismo derrotado a punto de ser arrollado por el tren locomotora de la república. Esto no deja de ser parte de una propaganda, ya que como hemos comentado la realidad política del país manifestaba una fuerte polarización ideológica y un fascismo que desgraciadamente aún permanecería por un largo tiempo en nuestro país.

La propaganda y la difusión de ideas incendiarias se convierten en el leimotiv de la sátira y la caricatura política durante la II república. Los avances tecnológicos permiten desarrollar una prensa en la que la imagen adquiere mucho más protagonismo.

Ridiculizar al adversario político y obtener el favor de la opinión pública se convierte en la principal baza de las publicaciones de derecha, para promover el descrédito de una república que no tuvo la oportunidad de asentarse.

Fernando Bautista Erre

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s